NOTA INFORMATIVA DEL GRUPO CULTURAL "SAN GIL".
Sobre la conservación y uso de "El Bosque"

Desde que hace casi una década asumiese públicamente el compromiso de la defensa integral de "El Bosque", el Grupo Cultural "San Gil" ha venido manifestando su preocupación e interés por este tema a través de publicaciones, jornadas de estudio, debates, conferencias y notas informativas. Hoy sale nuevamente a los medios de comunicación para reflexionar sobre el estado actual y las perspectivas de futuro de esta villa de recreo renacentista.
Cuando "El Bosque" era de propiedad privada, el Grupo "San Gil" llamó reiteradamente la atención de la Administración sobre el estado de conservación de elementos como cerca perimetral, murete del estanque y otros. Como resultado de ello, Patrimonio dictó varias resoluciones en las que se obligaba a la reparación de los desperfectos denunciados, en los términos establecidos por la Ley de Patrimonio Histórico Español de 1985.
Una vez que "El Bosque" pasó a propiedad pública en 1999, parecía que, siendo sus propietarios los garantes del cumplimiento de lo establecido respecto a la conservación del Patrimonio Histórico, se atendería cuidadosamente a su mejora y puesta en valor. Sin embargo, este Grupo se ha visto obligado en diversas ocasiones a lo largo de los dos últimos años a hacer públicas varias notas informativas en relación con el deterioro de este Jardín Histórico. De haber sido consecuentes con el espíritu y con la letra de la ley, la administración de Patrimonio de la Junta de Castilla y León se habría visto en la obligación de denunciarse a sí misma.
Algunos de los desperfectos denunciados en estos años aún no han sido reparados, al tiempo que se han producido nuevos daños, con lo que los visitantes de "El Bosque" siguen preguntándose en voz alta, la última vez el viernes pasado en la visita guiada por el Grupo "San Gil", por las causas de su acusado deterioro. Mientras tanto, diversas actuaciones municipales siguen atentando al buen gusto y mermando el placer del disfrute de este Bien de Interés Cultural. Así, una caja eléctrica lleva más de un año clavada a un árbol próximo al estrado blasonado. Además, se mantiene un cable que recorre en muro de poniente del estanque y termina en esa caja, aunque no parece usarse nunca. Estas intervenciones incumplen claramente el Artículo 19- 3 de la ley de Patrimonio Histórico, que prohibe expresamente la colocación de cualquier clase de cables, antenas y conducciones aparentes en los Jardines Históricos. Otra aportación municipal al ornato de la finca es una chimenea metálica en la portada de la fachada meridional, que fue instalada el pasado mes de noviembre y debe de seguir siendo necesaria en la canícula estival, toda vez que se solicitó su retirada y aún permanece allí.
Además hay desperfectos muy importantes en el estanque, que es uno de los elementos más característicos de "El Bosque". Hundimientos en el paseo de poniente, en el que se ha caído un muro en una extensión de unos nueve metros, desplome del cubo del desaguadero y pérdidas abundantes de agua son algunas de las señales más preocupantes. Por si nadie ha caído en la cuenta de ello, lo más urgente sería colocar en esos puntos vallas de protección que eviten posibles accidentes a los visitantes. Además, parece que debería pedirse a la mayor brevedad un informe técnico sobre la seguridad y estabilidad de la presa que cierra el estanque, al tiempo que habría que allegar fondos para redactar con carácter de urgencia un proyecto de intervención y comenzar las actuaciones en el estanque, en evitación de que continúe el proceso de deterioro que hoy presenta signos tan preocupantes.
Otro tema recurrente es el del tratamiento que reciben las masas arbóreas. Se han venido denunciando tanto talas injustificadas como podas salvajes, realizadas sin la menor consideración y sin el necesario asesoramiento de un experto en Jardines Históricos, por no hablar de la inexistencia de un plan de cuidado y mantenimiento de las especies vegetales de "El Bosque". De no haber mediado una denuncia pública, ya se habría consumado la tala de más de 3780 castaños, más de 4870 robles, amén de un gran número de alisos y chopos, autorizada por el Servicio Territorial de Medio Ambiente a pesar de responder a un esquema de explotación forestal que en modo alguno podría considerarse sostenible.
Además de todo esto, paredes derrumbadas, roderas de vehículos en el entorno del estanque, una atarjea de distribución de agua rota hace muchos meses, pérgolas aplastadas, otras piezas de cantería desencajadas en plazoleta alta, estrado blasonado, pretiles del estanque y escaleras, ojos ciegos ante el uso del agua de "El Bosque" durante estos últimos dos años por particulares no autorizados (ninguno de ellos ha sido denunciado por los propietarios), son otros tantos hechos sobre los que el Grupo "San Gil" ha llamado la atención públicamente sin que hasta la fecha se haya puesto ningún remedio efectivo
Aunque el Plan Director de "El Bosque" se terminó con bastante retraso respecto de la fecha establecida en el contrato de adjudicación, ya han pasado varios meses desde que está vigente y deben iniciarse las actuaciones que contempla, allegando los fondos necesarios para las intervenciones más urgentes, con el fin de evitar la ruina de alguno de sus elementos más característicos.
Por lo que se refiere a los usos, debe tomarse buena nota la calificación de los expertos sobre las propuestas que en su día se hicieron desde el Grupo "San Gil", Grupo Municipal de Gobierno, y otras instituciones y particulares bejaranos, propiciando aquellas intervenciones que, como se señala en el Plan Director, resalten el carácter histórico del conjunto y tengan un carácter marcadamente cultural. Déjense, pues, de lado propuestas que se valoraron como incompatibles en el Plan Director, no se inventen otras nuevas de dudosa compatibilidad con los valores de "El Bosque", y atiéndase con toda premura a la recuperación y puesta en valor de la finca que los ciudadanos demandan.
El desinterés por el cuidado diario de "El Bosque", la falta de diligencia en la reparación de desperfectos que van degradando el estado general del conjunto, cuando no afectando a la pervivencia de alguno de sus elementos básicos, y la poca atención que se presta a las denuncias que vienen haciéndose desde hace tiempo parecen evidenciar que este Jardín Histórico, el Bien de Interés Cultural más apreciado y visitado de cuantos posee la ciudad, se encuentra en el último lugar de las ocupaciones y preocupaciones de los concejales que forman el equipo municipal de Gobierno y del alcalde que lo preside.
Béjar, Agosto de 2001.