DESDE LA RESPONSABILIDAD

Nota sobre el acuerdo de gestión de "El Bosque" entre la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Béjar.
El Boletín Oficial de Castilla y León del día 20 de Junio pasado, publica una resolución que recoge el acuerdo firmado por el Consejero de Educación y Cultura, Tomás Villanueva, y el Alcalde de Béjar, Alejo Riñones, sobre la gestión de la villa renacentista "El Bosque". Tras de algunos considerandos y disposiciones, en los que se hacen florituras semánticas, como que a la Junta le corresponden "las acciones necesarias de conservación y mantenimiento" y al Ayuntamiento "los trabajos necesarios de conservación y mantenimiento", se define una Comisión de Seguimiento integrada por: la Directora General de Patrimonio y la Delegada Territorial de Salamanca, en representación de la Junta de Castilla y León, y por el Alcalde y un Concejal del Ayuntamiento de Béjar. Como no consta la competencia de ninguno de los mencionados en materia de Jardines Históricos, resulta obvio que deberían incorporar a la Comisión, con carácter permanente y, entendemos que con voto, algún experto en el tema.
La composición de ese órgano de gestión de un Bien de Interés Cultural de propiedad pública parece basada en el principio del ordeno y mando, tan arraigado por estos pagos, que tiene su fundamento en:
1. El principio de que las administraciones deben mantener bajo tutela permanente a los ciudadanos, menores de edad política, cuyo concurso es necesario únicamente para que sufraguen el mantenimiento económico del sistema.
2. El principio de la universalidad en la contribución y la exclusividad en la gestión, que implica que ningún contribuyente ni asociación de ellos debe ser oído en, y menos aún formar parte de, los órganos de gestión del patrimonio, en una suerte de democracia descafeinada que se parece mucho al despotismo (sin ilustrar).
Para encontrar algo parecido a este modelo de no participación ciudadana, en la mayoría de los países de la Unión Europea nos tenemos que retrotraer bastantes décadas. Que esta actitud frente a la ciudadanía no sólo está fuera de lugar en la UE sino que tampoco se corresponde con el tiempo actual, se pone de manifiesto al contrastarla con las Conclusiones de la V Conferencia Europea de Ministros Responsables de Patrimonio Cultural celebrada en Portoroz, Eslovenia, en Abril del 2001. En la Declaración sobre el papel de las Asociaciones de ciudadanos, después de resaltar su función en la defensa del patrimonio cultural y en la construcción de las democracias, se recoge una serie derechos y de medidas de apoyo a las mismas que, hasta donde sabemos, aquí se acatan pero no se cumplen.
En relación con el caso concreto de "El Bosque" de Béjar, si los ciudadanos no nos hubiésemos echado a la calle en 1992, la voluntad de los concejales del Ayuntamiento de Béjar habría llevado a la construcción en la villa de recreo de treinta y cuatro bloques de viviendas, cinco chalés y equipamientos municipales. Desde entonces, numerosos ciudadanos y asociaciones, el Grupo "San Gil" entre ellas, han venido trabajando por el conocimiento y puesta en valor de la villa de recreo, además de haber propuesto modelos mixtos de gestión e intervención.
Por el texto del Acuerdo nos enteramos de que el Plan Director de "El Bosque", elaborado en Noviembre de 2000, se aprobó el 1 de Marzo de 2001 "con el conocimiento y aquiescencia del Ayuntamiento de Béjar" (?); un ejemplo de transparencia informativa. Las intervenciones se refieren al BIC. tal y como se define en una controvertida Resolución de 1982, dejando fuera el resto de las partes de "El Bosque", que suponen más del ochenta por ciento de la propiedad y que quedan sin regular, excepto por una referencia que se hace al "mantenimiento de la vegetación del monte". En el acuerdo de gestión se ignora (¿deliberadamente?) la definición del BIC. que la Comisión Territorial de Patrimonio de Salamanca aprobó en 1999, a instancias del Grupo Cultural "San Gil", comprensiva de toda la villa de recreo, que el Plan Director acepta y amplía al incluir además la regadera de "El Bosque" en el BIC.
A quién corresponda, preguntamos:
· Si la conservación integral de "El Bosque" y su paso a propiedad pública se deben al coraje de la sociedad civil, ¿por qué es excluida de los órganos de gestión?
· Si los asistentes a las II, III y IV Jornadas de Estudio sobre "El Bosque" de Béjar y las Villas de Recreo, celebradas en 1995, 1999 y 2002 estuvieron de acuerdo en la necesidad de incorporar a los ciudadanos a los órganos de gestión de la villa de recreo, como se recoge en las correspondientes Conclusiones, ¿por qué ignora ese derecho?
· Si en el Plan Director de "El Bosque" del año 2000, se prevé un Consejo Asesor con participación ciudadana que debía reunirse anualmente ¿por qué aún no se ha constituido?
Para terminar, nos dirigimos a D. Tomás Villanueva, Consejero de Educación y Cultura, y a D. Alejo Riñones, Alcalde de Béjar, como firmantes del acuerdo de gestión de "El Bosque", para, desde la responsabilidad, transmitirles nuestra más enérgica protesta y decirles que nos sentimos avasallados con su actuación. También pedimos a quien corresponda, desde la responsabilidad, que se anule este Convenio y se arbitren medidas efectivas para la defensa integral de "El Bosque", que se habiliten con carácter de urgencia los fondos presupuestarios para las intervenciones definidas en el Plan Director y que se reconozcan los derechos de la sociedad civil a participar activamente en la conservación, uso y gestión de "El Bosque" de Béjar.

Grupo Cultural "San Gil".
Béjar, Junio de 2002.