NOTA SOBRE LOS ALOJAMIENTOS HOTELEROS EN “EL BOSQUE” DE BÉJAR.

 

Nuestros políticos, haciendo gala de su habitual falta de imaginación, vuelven estos días con la idea de convertir la villa renacentista "El Bosque" en un Parador Nacional, como si no hubiesen pasado los tiempos de Fraga Iribarne al frente del Ministerio de Información y Turismo. Igual de poco imaginativa (aunque quizás menos dañina) es la propuesta de "Posada Real” que ofrecen los del otro bando, olvidando, tanto unos como otros, que a la hora reintervenir en un Bien de Interés Cultural (B.I.C.) la prioridad la marca su escrupulosa conservación y no otros criterios como el uso, sobre todo cuando ese uso puede hacer peligrar seriamente la integridad del propio BIC.

Pongamos un par de ejemplos que todo el mundo podrá comprender. Durante muchos años, la Cueva de Altamira y la Alhambra de Granada estuvieron abiertas al público sin restricción alguna. Tal uso recreativo-cultural alcanzó cotas masivas intolerables para garantizar su conservación y, con buen criterio, las autoridades competentes, previo consejo experto, decidieron reducir las visitas al mínimo en el primer caso (desviando la alta demanda de público a una excelente réplica) y regularlas estrictamente en el segundo y, aunque se trataba de decisiones con negativa repercusión popular y alto coste económico los responsables optaron por proteger y conservar por encima de la rentabilidad política. En el caso de "El Bosque" pedimos exactamente el mismo trato: menos oportunismo para agradar a un sector de la población y más criterio experto en beneficio del BOC., pues la singularidad de esta villa, única en España, no merece menos.

Ahora vuelven con una propuesta de uso ya presentada hace casi cuarenta años, en tiempos del franquismo agonizante: nuestros políticos quieren... ¡un Parador Nacional en “El Bosque”! Transformar la villa de recreo en Parador puede ser una de las mejores formas de acabar con ella de una vez por todas, y tal parece ser el objetivo de nuestros representantes de diverso color y pelaje desde 1992: primero lo intentaron con aquel proyecto de recalificación y edificación masiva (aprobado en el ayuntamiento de Béjar con los votos de unos y otros), después con un campo de golf, más tarde propusieron -entre otras barbaridades- crear un coto de caza, luego reapareció la idea del Parador con el infausto anteproyecto de Antonio Espejel (favorito de nuestro alcalde), transformado algo después en "Posada Real" y, finalmente, se airea de naftalina la vieja idea del Parador. En estas propuestas se mira “El Bosque” como un solar y no como un monumento a poner en valor y conservar.

No será ocioso repetir que el verdadero valor de "El Bosque" reside en la casi milagrosa conservación de sus espacios naturales o naturalizados (bosque de castaños y robles, fresnedas y prados) junto al sistema de terrazas ajardinadas (huerta baja, jardín formal, arriates, huerta alta) y el núcleo arquitectónico (edificios, fuentes y estanque) en composición armónica, tal como se reconoce en el decreto de Declaración como BIC. y se consolida en un documento vinculante elaborado por la propia Administración: el Plan Director de "El Bosque" de año 2000, que descarta la necesidad de construir edificios de nueva planta y condiciona los alojamientos a las necesidades de actividades formativas a realizar en el BIC. y admitiendo su uso turístico sólo subsidiariamente.

Vayamos con los detalles de la última propuesta: un Parador de 80 habitaciones más los correspondientes espacios comunes, piscina y otros equipamientos deportivos, parking, servicios, etc. en "El Bosque". No caben tantas instalaciones en las edificaciones existentes, así que, como ya han hecho público los medios de comunicación, se construirán nuevos edificios  y se sacrificará la mayor parte de la finca incluyendo el palacete, que conservaría únicamente su fachada meridional. Cuando Turespaña pide el Plan Director de “El Bosque”, el Alcalde de Béjar les envía una propuesta de usos mayoritariamente descalificados en el Plan Director, y desde el gobierno central se lamentan de que no puede conseguir dicho Plan y adelantan un proyecto arrasador, es evidente que unos y otros están mareando la perdiz en perjuicio de los intereses ciudadanos y, en este caso, con grave riesgo para la integridad de un monumento.

Desde 1992 el Grupo Cultural "San Gil” viene haciendo esfuerzos por difundir este Bien Cultural, plasmados en un buen número de propuestas de uso, viables y respetuosas con su integridad que se han presentado en las cuatro Jornadas de Estudio sobre “El Bosque”, propuestas que han sido refrendadas por los expertos y sistemáticamente ignoradas por las diferentes administraciones públicas. No estamos hablando de ocurrencias de barra de bar, sino de cientos de páginas, planos y fotografías elaborados después de muchas horas de estudio, consultas de archivo y bibliografía, informes de especialistas en Jardinería Histórica y Patrimonio Cultural, largas reuniones, reflexiones y debates. Durante el año 2001 el Grupo “San Gil” realizó diversos debates sobre el Plan Director y los usos de “El Bosque” y, con respecto al Parador, se descartaba su ubicación en el monumento abogando por su instalación en el casco histórico de Béjar.

Está claro que Béjar no tiene que elegir entre conservar “El Bosque” y tener un Parador Nacional, porque éste podría ubicarse con mayor beneficio socioeconómico en el casco antiguo, como ya se propuso en las Conclusiones de las IV Jornadas sobre “El Bosque” en Abril de 2002. Ignorar estas realidades insistiendo en propuestas trasnochadas-como vienen haciendo nuestros políticos de uno y otro color, instalados en discursos demagógicos- es poner en peligro uno de los más raros y valiosos bienes culturales de Castilla y León y jugar con las expectativas de futuro de los bejaranos.

BÉJAR, OCTUBRE DE 2005 / GRUPO CULTURAL "SAN GIL"